Opiniones y reseñas literarias, musicales y más

lunes, 24 de diciembre de 2012

Entrevista a Rafael Robles López

Rafael Robles López
Hoy hablamos con Rafael Robles López, autor de Historias que no contaría a mi madre (podéis leer la reseña aquí). No os perdáis esta interesante entrevista donde Rafael nos cuenta, entre otras cosas, no solo su experiencia con la publicación online sino con la publicación tradicional.


¿Cuándo empezó tu afición por la escritura?

Desde pequeño en casa siempre hubo un ambiente propenso a la lectura, mis padres son grandes lectores, así que siempre trataron de potenciar mi afición por los libros. Supongo que eso unido a mi naturaleza de por sí imaginativa, fueron el germen.
En el colegio también me animaban en esa faceta (recuerdo algún que otro intento de relato en las redacciones que nos ponían como tarea), pero realmente comencé a escribir cuando estaba en el instituto, una novela inacabada de fantasía ficción. Tenía la ambición de ser uno de los escritores del género de terror fantástico más jóvenes del aquel momento.

Historias que no contaría a mi madre se publicó en papel en el año 2005 y se ha reeditado en epub este año ¿qué te animó a publicarlo online pasado este tiempo?

Pues fue una casualidad. Una amiga que había leído Historias que no contaría a mi madre cuando fue publicada en papel me contó que conocía a una chica que había estado durante una semana en el primer puesto en las ventas de Amazon. Cuando le pregunté con qué editorial había editado, me dijo que ninguna, y me explicó que lo había hecho a través de Publicalibro, que sin ser una editorial propiamente dicha, se encargaba de maquetar el libro y gestionar su publicación en Amazon por un precio irrisorio. En aquel momento se encendió mi bombilla mental, dado que consideraba que el libro aún tenía muchas posibilidades al haber mejorado mucho los recursos para promoción online, y al evitar el farragoso paso de la distribución física de los ejemplares.

¿Cómo valorarías tu experiencia con la publicación en papel?

Agridulce. Fue una vivencia intensa. La euforia inicial del día de la presentación, viajes a varios sitios, tuve la oportunidad de conocer a gente interesante, escritores, gente vinculada al mundo editorial, incluso llegué a tener la extraña experiencia de que completos desconocidos me felicitaran en la calle por la publicación del libro. Las entrevistas con periódicos, radio, y televisión a nivel local también fueron curiosas. Sin embargo también tuvo muchos sinsabores, como los problemas con determinadas librerías, como la FNAC, que no querían servir el libro, dado que al tener un precio muy bajo ellos se llevaban una parca comisión, la falta de apoyo por parte de la propia editorial, etc.
Como anécdota culmen recuerdo una presentación que se hizo en un edificio patrimonial de Granada, a la que sólo entró una turista despistada creyendo que era un museo.
Pero en general fue una experiencia muy enriquecedora. Incluso los malos momentos me enseñaron mucho, sobre la gente y sus reacciones, y a lidiar con el hecho de que los acontecimientos no siempre se ciñen a las expectativas que depositamos en ellos. Las mejores espadas se forjan a base de golpes.

¿Qué ventajas tiene la publicación online respecto a la publicación en papel?

Muchas. En primer lugar, la inmediatez. Muchos escritores noveles tiran la toalla tras pasar un año enviando sus manuscritos a las editoriales y siendo sistemáticamente rechazados. Se tiene más control sobre la obra si se autoedita. Otra ventaja es que no requiere de una inversión económica fuerte. Muchas falsas editoriales hacen negocio con las ganas de publicar de la gente, te prometen publicar, pero en realidad lo único que hacen es sacar una tirada en papel contratando con un taller de impresión, pero carecen de contrato con empresas distribuidoras, con lo que el pobre autor se encuentra que ha desembolsado un dinero por centenas de ejemplares que tendrá que distribuir él, lo cual es casi imposible si no se tienen los contactos necesarios. Otras, más serias, obligan a los autores a coeditar para cubrir el riesgo de editar a alguien desconocido, con lo que el autor se ve obligado a pagar el 50% de la edición o a comprar una parte significativa de la misma.
Incluso si se publica con un contrato en el que el escritor no tenga que pagar, nunca llegaría percibir un porcentaje tan alto de los beneficios como el que se puede conseguir mediante la autopublicación online.
A esto hay que añadir las posibilidades de promoción, que son inmensas, mediante foros, blogs, páginas especializadas, sorteos, y todo ello con costes bajos, dado que al tratarse de un archivo digital no implica gastos de envío, problemas de almacenamiento, etc.
Ahora puedes aspirar a que tu libro se lea fuera de España, algo que antes era impensable para un escritor que no trabajara con una editorial potente.
El único inconveniente es que hay un sector de lectores que todavía no se han subido al carro de los libros electrónicos, aunque se puede suplir mediante el uso de servicios de impresión bajo demanda.

¿De dónde surgió la idea de Historias que no contaría a mi madre?

Pues fue un día cercano a las vacaciones de Navidad. En un periódico amateur de la facultad había salido una historia de humor una parodia en la que se hablaba de la navidad y sobre “Satan Klaus”. Un amigo me felicitó por su autoría, y le dije que no había sido yo. “Pues por el humor creí que la habías escrito tú”, me dijo.
En ese momento, de súbito, recordé la afición por la escritura que había abandonado hacía un par de años por considerarlo una tarea titánica. Fue justo en ese instante cuando comencé a pergeñar el primer relato que compone Historias que no contaría a mi madre.
A esto se unió el hecho de que conocía a un escritor profesional cordobés, José Manuel Ballesteros, que amablemente accedió a leerse mis manuscritos, orientándome, corrigiéndome y animándome a seguir con ello. A él le debo este libro y lo poco que se sobre el arte de la escritura.
Otro factor fue que leí algunos libros de humor, sobre todo uno que me habían recomendado encarecidamente, El regreso de Johnny Pickup, que eran graciosos, pero no hilarantes, pensé que yo podía escribir algo más divertido.
La última señal en mi camino fue el descubrimiento de Terry Pratchett. Cuando leí El color de la Magia y La luz fantástica, vi que podía hacerse literatura que combinara mis géneros favoritos con el humor.

¿Te inspiraste en alguien para el personaje de Felio?

Las novelas siempre tienen una parte de la subjetividad del propio autor y otra parte de base sobre personas que este conoce o experiencias que ha vivido. Los personajes de Historias que no contaría a mi madre son caricaturas de arquetipos que podemos encontrar en la realidad a lo largo de nuestra experiencia cotidiana. Supongo que podría decirse que algunas de las experiencias de Felio las he vivido en carnes propias, aunque no diré cuales…

Recientemente has publicado Cuatro caminos hacia el hades, un libro de relatos de terror, ¿nos puedes comentar algo sobre él?

Cuatro caminos es un compendio de los relatos que fui escribiendo en las pausas que hacía con Historias que no contaría a mi madre, y representan mi incursión en otro de mis géneros favoritos, el terror. En ellos desarrollo un aspecto más serio, más oscuro, explorando estilos narrativos basados en mis escritores de terror favoritos, Clive Barker y H. P. Lovecraft, y aportando, o eso espero, algún matiz propio. Con estos relatos intenté crear atmósferas asfixiantes, conmover al lector, generar emociones, ya fueran de congoja, desagrado o inquietud, porque soy de la opinión de que es muy difícil, por no decir imposible, llegar a infundir miedo mediante una novela.

 ¿Tienes pensada alguna historia para una próxima novela?

Actualmente estoy trabajando en la segunda parte de Historias que no contaría a mi madre, y tengo mucho material escrito para otras historias, entre ellas una novela corta de terror, y otra que aúna el género de acción, el humor con las novelas de fantasmas y la filosofía oriental, de la que también tengo bastante material escrito.
A su vez he terminado un borrador de un libro que seguirá la estela de la Guía de supervivencia Zombi, de Max Brooks, pero hay que ultimar el aspecto gráfico del libro, pues pretende ser una especie de manual, lo cual ha retrasado el proyecto.
En un futuro no descarto continuar con una tercera parte de Historias que no contaría a mi madre, si sigue teniendo buena acogida.
Otro proyecto que me gustaría llevar a cabo algún día sería una colección de relatos basados en los mitos de Cthulhu, para hacer mi propia aportación a mi subgénero favorito, pero con sabor ibérico, dado que son pocos los autores en habla hispana que han escrito sobre esta temática.

Por último, ¿qué consejo le darías a los escritores noveles que están pensando en autopublicar online?

Que no se lo piensen, no tienen nada que perder. Sin embargo sí recomiendo que antes de publicar den a leer su obra a otras personas, y a ser posible a profesionales, dado que llega un momento que por mucho que releas tu propio borrador hay cosas que no ves o de las que no eres consciente, y siempre es bueno contrastar con otras sensibilidades y conocer la opinión de potenciales lectores y, por supuesto, la calidad del texto debe ser la adecuada, por lo que siempre es interesante tener supervisión de alguien que tenga conocimientos en la materia o contratar los servicios de correctores profesionales.

Si queréis conocer más de Rafael, podéis visitar su (divertidísimo) blog. Y si queréis haceros con el libro no tenéis más que pinchar aquí.

5 comentarios:

  1. gracias por la entrevista, yo tengo el libro esperando en mi lector
    besos

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por la entrevista y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  3. Entrevistar nunca es facil... un abrazo ... y por cierto... el tercer voto de 20' blogs... es mio... nos leemos..

    ResponderEliminar
  4. Muy buena la entrevista¡¡ Ya me pongo a averiguar sobre este libro. Gracias por la info¡¡

    Feliz Navidad espero que la pases lindo¡¡

    ResponderEliminar
  5. Yo tuve la formtuna de leer el libro en cuanto se editó en book y estuve 4 días riéndome pensando en las historias de Felio. La única pega es que no haya ya una segunda parte.

    ResponderEliminar