Opiniones y reseñas literarias, musicales y más

lunes, 28 de enero de 2013

La buena salud del libro


Últimamente parece que se está poniendo muy de moda llevarse las manos a la cabeza y lamentarse de que el libro está en las últimas, que está agonizando y va a desaparecer de un momento a otro, que nuestros hijos y nuestros nietos ni siquiera sabrán qué es eso de un libro. Y no se refieren solamente al libro en papel (que esa es otra historia) sino al libro como concepto, como contenido.

Las razones aducidas son bastante vagas, y vienen a resumirse en que cada vez se compran menos libros (ejemplos aquí o estos que anuncian cómo se desploman las ventas: aquí y aquí). Sin embargo, se escribe y se publica más que nunca. Y no hablamos de las editoriales tradicionales (aunque también van surgiendo más, y desde aquí les deseamos toda la suerte del mundo), sino de la publicación online. Especialmente la autopublicación online. Plataformas como Amazon,  iTunes, la Play Store de Google, Bubok o Lulu (pero, sobre todo, Amazon) han hecho posible que muchos autores puedan publicar sus obras sin la necesidad de depender de una editorial. Y no solo las publican, sino que, sorprendentemente, ¡también las venden! No hay más que entrar en Amazon y ver la lista de los ebooks más vendidos en la tienda Kindle: aunque los autores independientes cuenten con sección propia, sus novelas también figuran entre los más vendidos globales (por ejemplo,  las novelas de Fernando Gamboa, Antonio Lagares, María José Moreno o Iván Hernández se codean con las de Pérez-Reverte, María Dueñas o esa señora gorda que escribió las famosas Sombras de Grey). Venden miles de ejemplares, sin exagerar. Y, sin embargo, para las editoriales tradicionales (con honrosas excepciones, como Ediciones B) resultan invisibles. Da igual que vendan dos mil, tres mil o diez mil copias de sus obras porque para estas editoriales y sus editores, estos autores no existen.
Y lo cierto es que, a pesar de este desaire, estos autores y sus obras sí tienen repercusión, sí se leen, y la gente los conoce. De hecho, ya se habla de una Generación Kindle (que no cumple las condiciones para ser considerada una “generación literaria”, pero esa es otra cuestión) en alusión a este grupo de escritores. Y cuando se les ha puesto nombre es porque sí se conocen. Pero las editoriales siguen mirando hacia otro lado, haciendo como que la cosa no va con ellos y llorando por las esquinas porque no venden tanto como antes. Y no solo viven al margen de una literatura digital cada vez más libre de las dictaduras que ellas mismas han impuesto, sino que también se niegan a ver que el precio de los libros en España sigue siendo abusivo. Y con la crisis se nota más. Porque no es de recibo que el mismo libro cueste X en España y en el Reino Unido la mitad. Y, además, por lo que te compras una novela de una de estas editoriales “grandes” te compras veinte de escritores independientes. Pero eso no lo ven. Ven a los escritores que se autopublican y se buscan la vida como intrusos, y si tienen éxito lo consideran algo anecdótico a lo que no debe darse mayor importancia. Incluso en los medios de comunicación (que, casualmente, suelen pertenecer a grandes grupos editoriales), cuando hablan de este fenómeno (porque es un fenómeno), lo hacen de forma demasiado genérica,  como si fuera algo casi exótico y metiendo a todos los escritores en el mismo saco, sin individualizar (ejemplo).

Así que lo cierto es que sí, señores del mundo editorial, el libro sigue vivo. Puede que más vivo que nunca y, desde luego, más libre. Quizás lo que esté en peligro no sea el libro, sino la dictadura de la editorial tradicional.

5 comentarios:

  1. Ojala no desaparezca el libro tal y como es ahora^^

    BSS...desde el blog de Fr@nela

    ResponderEliminar
  2. El problema de los libros de papel como dices es que son abusivos...y algunos publicados por editoriales en digital también (en plan 11 euros o 14 por un ebook).
    Y claro los autopublicados en amazon...no llegan casi nunca a pasar de los 4 euros...
    Yo sigo leyendo de todo...pero si que tiro bastante a lo digital...y sobre todo por el precio.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, los libros en papel están por las nubes (en España), y las ediciones digitales de los best-sellers tampoco son precisamente baratas. Pero cuando se quejan de que bajan las ventas eso no lo dicen.

      Eliminar
  3. La verdad es que tengo mi kindle sin estrenar apenas y no me gusta leer en ebook me cuesta y prefiero el olor de los libros :) soy asi de rara, creo que el mundo editorial está loco hay editoriales que si cuidan lo que sacan pero otras prefieren sacar mucho y mal a poco y bueno...
    El dinero que quieren cobrarnos es horrible te digo que en Paris cuando regresé hace poco vi un libro que aqui cuesta 18 euros ahi a 7 igualito...en fin

    besos

    ResponderEliminar
  4. La verdad que el precio que ponen a los libros es abusivo. Yo todavía soy de las que les gusta leer en papel (de hecho, todavía no tengo ni lector digital) pero cada vez tengo más ganas de animarme, sobre todo por darles una oportunidad a autores menos conocidos que no tienen la oportunidad de publicar con editorial o que no se han autopublicado en papel.

    ResponderEliminar