Opiniones y reseñas literarias, musicales y más

lunes, 3 de junio de 2013

Sonisphere 2013

Hoy en Metal Bookshop no os vamos a hablar de ningún disco ni de ninguna canción; hoy dedicamos esta sección al Sonisphere Madrid para que conozcáis de cerca (a través de nosotras) a algunos de los grupos de los que hemos hablado y hablaremos en esta sección.

El viernes 31 de mayo estuvimos, un año más, en el Sonisphere, una cita ineludible para nosotras. Y este año el cartel parecía estar hecho a nuestra medida: Voodoo Six, October File, Tierra Santa, Newsted, Ghost, Iron Maiden, Anthrax, Megadeth y Avantasia. Vale, nosotras fuimos a partir de Newsted, las anteriores bandas nos las perdimos, que había que dormir la siesta que teníamos muchas horas por delante. He aquí nuestras impresiones.

NEWSTED

Jason Newsted 
No habíamos escuchado mucho de la banda liderada por el antiguo bajista de Metallica, y hemos de decir que nos sorprendió gratamente. Jason estaba en plena forma, e incluso sin apenas conocer el setlist se nos hizo corto y disfrutamos mucho con su actuación, que finalizó con el clásico de Metallica “Whiplash:” aunque esta canción, que además fue el primer single del Kill ‘Em All, no fue grabada originalmente por Jason Newsted, sino por el fallecido Cliff Burton, Newsted solía cantarla en los conciertos de Metallica, con lo que ya se ha convertido en un tema asociado a él. Para gran parte del público –nosotras incluidas–, esta fue la guinda del pastel de la actuación de este grupo. Todo un descubrimiento que nos dejó con un muy buen sabor de boca.

GHOST

La parafernalia de Ghost
En lo referente a Ghost, íbamos con las expectativas bajas y su actuación no consiguió levantarlas. Desde
donde estábamos, pudimos ver a Scott Ian de Anthrax como espectador del concierto desde el backstage. Y para nosotras eso fue lo más interesante. Ghost en directo es un grupo muy descafeinado, mucho disfraz, mucho Lucifer, mucho Satanás y mucha parafernalia para adolescentes, pero poco más. Decepcionantes.



IRON MAIDEN


Bruce Dickinson entre chispas

                                        
Hace dos años asistimos a otro concierto de Maiden, también en un Sonisphere, pero estábamos tan lejos que no veíamos ni a Eddie, y por ese motivo nos dio la impresión de quedarnos a medias. Así que este año nos resarcimos viendo el concierto desde las primeras filas. ¡Y menuda diferencia! Porque Iron Maiden es un grupo para ver. Su espectáculo es muy visual, con Bruce Dickinson dándolo todo, corriendo incansablemente de un lado a otro del escenario (hay que ver la energía que tiene este hombre a sus cincuenta y cuatro años, ya quisiéramos nosotras estar así con bastantes menos); una puesta en escena espectacular, con multitud de Eddies, pirotecnia y todo lo que puedes esperar de un concierto de Iron Maiden. Y, por supuesto, no podemos desmerecer al resto de la banda, con Steve Harris animando al público, Dave Murray siempre sonriente, y Adrian Smith insuperable, como siempre, sin olvidarnos de Janick Gers y Nicko McBrain.

El gran Steve Harris
El setlist estuvo compuesto de clásicos: no olvidemos que la actual gira Maiden England es un remember del clásico concierto que grabaron en Birmingham durante la gira Seventh Tour of a Seventh Tour en 1988, con lo cual el setlist incluye muchas canciones del álbum Seventh Son of a Seventh Son (del que hablaremos aquí próximamente), como “Moonchild,” “The Clairvoyant” o “Can I Play with Madness,” entre otras.

Iron Maiden es una banda icónica del heavy metal, por no decir LA BANDA, y sus conciertos nunca decepcionan. Es imposible que el buen heavy que se precie de serlo no tenga a Maiden entre sus grupos favoritos. Iron Maiden no se disfruta: se ama. Así que ni que decir tiene que el concierto nos pareció apoteósico y nos devolvió a nuestra ya olvidada adolescencia. Un espectáculo perfecto.

Adrian Smith dándolo todo


ANTHRAX

Scott Ian de Anthrax
Aunque Anthrax es un grupo que llevamos siguiendo desde hace veinte años, y nos gustan mucho, hay que decir que las circunstancias no permitieron que disfrutáramos totalmente de su actuación. Para empezar, tocar después de Maiden es una auténtica putada, con perdón de la palabra. Además, a esas horas hacía un frío que pelaba (de hecho, no sacamos muchas fotos porque estábamos temblando), el escenario era muy reducido y después de ver el de Iron Maiden (inmenso), el de Anthrax era como el salón de casa, y una iluminación muy pobre tampoco ayudaba. Eso sí, Joey Belladonna sigue teniendo una voz espectacular y Scott Ian, ¿qué decir de Scott Ian? ¡Siempre hace ilusión ver a Scott Ian! Al menos a nosotras…

Para nosotras, los momentos cumbres de la actuación fueron “I Am the Man,” “Got the Time,” “Antisocial” y el más reciente “In the End,” tema homenaje al fallecido Ronnie James Dio. También hubo un momento para el recuerdo del recientemente fallecido guitarrista de Slayer Jeff Hanneman, cuando tocaron la intro de “Raining Blood.”

MEGADETH


Dave Mustaine muy contento


A continuación, llegaba uno de los platos fuertes para nosotras: Megadeth, con Dave Mustaine a la cabeza, personaje vilipendiado por muchos, pero al que nosotras idolatramos. Porque a Mustaine o le amas o le odias, no hay término medio. Ni que decir tiene que nosotras le amamos, le llevamos amando veinte años, y le amaremos veinte años más. Los últimos discos de Megadeth son tan buenos como los primeros, no se les acaban las ideas (no como a otros… Y quien sepa leer entre líneas sabrá perfectamente a quién nos referimos).

David Ellefson, aka Junior
Después de ver la cascarria de escenario de Anthrax, mucho nos temíamos que lo de Megadeth fuera a ser algo similar. Pero no. Tres enormes pantallas led proyectaban imágenes durante la actuación, acompañando a un sonido excelente. Mustaine interactuó mucho con el público, muy sonriente y muy simpático (como todos los miembros de la banda). Sonaron temas clásicos, con especial hincapié en el Countdown to Extinction, y temas mucho más recientes, incluyendo dos canciones del Supercollider, que saldrá a la venta el próximo 4 de junio. Por supuesto, no faltaron “Hangar 18,” “Holy Wars,” “Peace Sells” y “A tout le monde,” en la que Mustaine animó al público a cantar con él.

La única pega que podemos poner a este concierto es que fue corto.

AVANTASIA



Tobias Sammet's Avantasia


Estábamos muertas de frío y el concierto empezó con una hora de retraso (no por culpa del grupo, sino porque la organización del Sonisphere calculó quince minutos entre actuaciones, y obviamente, cuando tienes que montar y desmontar varios escenarios durante un festival tan largo es imposible hacerlo en ese tiempo, con lo cual ya se había acumulado un retraso más que considerable), pero a nosotras nos dio igual. Se nos quitó el frío cuando vimos a Tobias Sammet y a Michael Kiske esperando detrás del escenario antes de salir. Sí, somos fans de Avantasia. FANS con mayúscula (y, por supuesto, hablaremos de ellos en Metal Bookshop). Y para nosotras, junto con Maiden, este fue el mejor concierto de la noche. Se nos olvidó el frío, el cansancio, el hambre, la sed, y el subidón fue absoluto.

Tobias Sammet y Ronnie Atkins


Es una auténtica pena que el show fuera tan solo de una hora de duración, cuando en muchas actuaciones de la gira han llegado a tocar hasta tres horas, pero es lo que tienen los festivales. Aun así, habría que decirles a la organización del Sonisphere, que siendo el último grupo bien podían haberles dejado tocar un rato más.

El concierto se abrió con “Spectres,” de su último disco The Mystery of Time, donde Tobias Sammet demostró que tiene voz de sobra, para continuar con la genial “The Scarecrow,” donde Ronnie Atkins acompañó a Tobias en el escenario: una canción larga y épica que corearon todos los fans. A continuación, en “The Story Ain’t Over” pudimos ver a un fantástico Bob Catley cantando a dúo con Tobias, y también pudimos disfrutar de los coros de Amanda Somerville.

¡Michael Kiske!

Y luego vino la apoteosis cuando Michael Kiske hizo su aparición en escena para “Reach Out for the Light.” ¡Qué decir de Michael Kiske! ¡La voz! ¡Maravilloso! Como diría Rosario Flores, tiene un angelito en la garganta: qué potencia vocal, qué majo es. Qué alegría que haya vuelto a los escenarios después de tanto tiempo y que sea para quedarse (qué pena habernos perdido la actuación de Unisonic en Madrid el año pasado por causas ajenas a nuestra voluntad). Michael Kiske también cantó en la siguiente canción, “Breaking Away,” a la que siguió “Farewell,” donde pudimos disfrutar también de la maravillosa voz de Amanda Somerville (hay que reconocer que Tobias Sammet sabe escoger a sus colaboradores).

Michi en acción


En “Dying for an Angel” (canción que en el disco canta el mítico Klaus Meine), fue interpretada en esta ocasión por Eric Martin de Mr Big (y, por supuesto, por Tobias Sammet). Eric Martin permaneció en el escenario para cantar “Twisted Mind” junto a Ronnie Atkins, el único tema donde no participó Tobias.

Tobi dándolo todo


Sammet hizo su reaparición para el pegadizo “Lost in Space,” el mayor éxito de Avantasia hasta el momento, y que el público coreó con entusiasmo. Después,  en “Shelter from the Rain” pudimos ver de nuevo a Kiske y disfrutar de su agudo ultrapotente, sin desmerecer a Bob Catley que también participó. Para terminar, se reunieron todos los cantantes en el escenario para cantar una versión reducida y en plan medley de “Seven Angels” y de “The Sign of the Cross.” Impresionante, se nos pusieron los pelos como escarpias.

¡Tobias Sammet!


No podemos dejar de mencionar lo buen frontman que es Tobias Sammet: pequeño pero matón. Es increíblemente simpático e interactúa con el público en todo momento, para que luego digan que los alemanes son fríos. Sencillamente perfecto. También hay que destacar el buen rollo que se ve en el escenario entre todos los miembros de la banda, esto es química y lo demás son tonterías.

Un concierto maravilloso al que, de nuevo, solo podemos poner la pega de la corta duración.

Y esto ha sido nuestra crónica del Sonisphere de este año. Si habéis podido asistir a alguno de los conciertos, en Madrid o en Barcelona, esperamos que hayáis disfrutado tanto como nosotras. Y para aquellos que nos leéis habitualmente, pero que no os gusta el heavy metal, no sabéis lo que os estáis perdiendo.
                                                                


13 comentarios:

  1. Ayss poniéndonos los dientes largos eh?! Pero se agradece la crónica!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que fue la hostia, no podemos decir otra cosa.

      Eliminar
  2. Somebody knows the name of the male backing vocal? He is awsome too!!!

    ResponderEliminar
  3. Me refiero al de Avantasia

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a la dama de hierro x darlo todo,no me cansaré de verlos NUNCA.

    ResponderEliminar
  5. Os devuelvo la visita. Celebro que os gustara Avantasia. Ver a Kiske es algo que he tenido en la mano y que no me lo voy a personar. En fin... Y esto lo escribo mientras suena en casa el 'I Want Out'. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que no pudieran tocar el setlist que tocan habitualmente y que dura casi tres horas, pero es lo que hay.

      Eliminar
  6. Jo, jo, jo...
    Eso iba diciendo a medida que leía muerta de envidia!
    Me caéis mal... fatal!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ¿y el frío que pasamos, eh? Bueno, qué coño: ¡¡repetiríamos con el mismo frío, juaaaaas!!

      Eliminar
  7. Madre mia ^^ di que si dandolo todo en primeras filas, si suele pasar que cuando uno se pone lejos no disfrutas y todo esta como difuso al salir, pero soy de las que me pongo no la primera pero si en tercera o cuarta fila :) me alegro que este fin de semana lo hayais pasado entre música y de la buena que yo escucho lo que me pongan, me da igual que sea Iron Maiden que Black Sabath...que Madona..si matadme

    :)

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Black Sabbath han vuelto, ya podían pasarse por aquí.

      Eliminar
  8. Alaaaa menuda envidiaaa! Gracias por la crónica! muy muy completa!
    Un beso!

    ResponderEliminar