Opiniones y reseñas literarias, musicales y más

lunes, 8 de julio de 2013

Entrevista a Ángeles Goyanes

Ángeles Goyanes
Hoy la escritora Ángeles Goyanes, autora de Inocencia (reseña aquí) y  El libro de magia, mi primer amor y los perros asesinos (reseña aquí), entre otras, comparte con nosotros su punto de vista sobre la autopublicación y la publicación tradicional, y nos da a conocer su interesante obra, además de contarnos otras cosas muy interesantes que no debéis perderos.

¿Cuándo empezó tu afición por la escritura?
Cuando tenía seis años, leyendo los libros que estaban a mi alcance en la librería de mis padres, me dije que aquello podía hacerlo yo y que algún día lo haría. Pero nunca tuve prisa, y sabía que tenía que formarme mucho y en muchas materias antes de poder decir algo interesante.

Antes de publicar tus obras online, ¿intentaste publicarlas en papel?
Cuando terminé La concubina del diablo, mi primera novela, la envié a las pocas editoriales (pocas en España) que, por entonces, (1998) publicaban terror o fantasía del tipo al que pertenecía mi libro. Casi todas ellas se tomaron la molestia de responderme personalizadamente, pues les había gustado, y llegué a hablar con dos de ellas, muy conocidas. Sin embargo, consideraban un riesgo el hecho de publicar una novela gótica (para mi sorpresa, así la calificaban todos), de bastante extensión, debido a las pobres ventas del sector en aquel momento, y después de pensárselo bastante, ahí quedó la cosa. Insistí con otras editoriales de menor “abolengo” hasta conseguir verla publicada en 2001.
En 2009, publiqué El maestro envenenador, también con una editorial tradicional. En esta ocasión apenas tardé tiempo en obtener respuestas y en decidirme por una editorial (una editorial importante insistía en que eliminase una línea argumental y que cambiase la profundidad psicológica de mi personaje por la de un simple asesino en serie, y no me parecía adecuado).
No me arrepiento de estas publicaciones tradicionales: en ese momento eran la única opción y me dieron la oportunidad de ver mis libros en los escaparates de las librerías que visitaba en mi infancia (con mi madre cayéndosele la baba a mi lado), de asistir a firmas y dar entrevistas, de hacer amigos interesantes, y de sentirme chula y ufana por ser una escritora publicada. Pero ahora sí hay otra opción, y cuando termino un libro, jamás se me pasa por la cabeza ofrecerlo a una editorial, ni siquiera aunque, hoy en día, tengo amigos editores.
Cuando recuperé los derechos de La concubina del diablo, Amazon acababa de abrir a la lengua española su plataforma de autopublicación, e inmediatamente quise probarla, siendo la primera persona en publicar con ellos (una novela contemporánea, sí había libros clásicos). La experiencia fue sensacional; en pocos meses había vendido más de lo que la editorial declaró haber vendido en años. Alcanzaba recónditos rincones del planeta sin que por ello los lectores se viesen penalizados con costes extras o demoras. Tenía la cálida e increíble gratificación de sus emails. Obtenía, vendiendo a un precio de 3.99, la misma ganancia que hubiese conseguido con mis libros de tapa dura de más de 24 euros (y con pagos mensuales y puntuales, sin necesidad de recurrir a abogados para hacer valer mis derechos). Todo era sencillo y todo estaba en mi mano, única y exclusivamente. A renglón seguido publiqué El maestro envenenador, tan pronto me liberé del contrato, y todo cuanto he ido escribiendo después.

¿Qué ventajas tiene la publicación online respecto a la publicación en papel?
Las quejas de los autores (y me refiero tanto a principiantes como a escritores de renombre internacional) respecto a las editoriales son numerosas y flagrantes: básicamente el incumplimiento de una o de cada una de las cláusulas del contrato. Ausencia absoluta de marketing y promoción (salvo lo que les sale gratis, como las firmas, y a veces los autores se pagan los traslados y demás gastos); fallos de toda índole en la edición, incluyendo faltas ortográficas y gramaticales que no existían en el original; no presentación de informes sobre ejemplares vendidos; falta de pago de las liquidaciones; y hasta, por imposible que parezca, distribución deficiente...
En mi opinión, una editorial que no gasta dinero en promoción es una editorial inútil, y casi ninguna lo hace. Las poquísimas que la llevan a cabo, lo hacen solo con autores escogidos. Generalmente no por sus méritos literarios, sino porque el camino esté medio recorrido debido a que el autor es periodista, sale en tal programa, es polémico, controvertido etc. Las editoriales no arriesgan, invierten solo lo que saben que van a recuperar; no son mecenas, son empresas. En su mayoría, publican los ejemplares que van a venderse durante el corto periodo de tiempo que estarán expuestos en las mesas de las novedades. Pero una empresa que no arriesga, no innova y tiene descontento a quien fabrica su materia prima, no es capaz de resistir cuando surge un cambio en el mercado tan importante como la publicación digital, por más que intenten luchar contra ella, gravándola con precios tan altos como si fuesen en papel (o más, si les dejan), y metiendo en una red, que pintaron de brillante colores, a los autores noveles que estaban destacando en Amazon.es.
Entonces, si la editorial tradicional no arriesga en promoción, teniendo en cuenta que todo el resto de servicios que ofrece al autor lo puede conseguir este mediante un único y asequible pago (edición, cubiertas, lo que haga falta) ¿por qué tengo que pagar por ellos año tras año hasta que termine el contrato, pese a que la editorial ya haya amortizado esos gastos?
Por lo tanto, la ventaja número uno es que yo gano mucho más, durante mucho más tiempo (la vida de mi libro es eterna, no de tres meses, como con ellas). Además: nadie llena de erratas mi libro (creedme que esto es frecuente aunque suene a ciencia ficción), y si descubro alguna, la corrijo en el acto. No gasto en abogados para cobrar las liquidaciones. Si no me gusta la portada, la cambio. Si quiero hacer promociones, bajo el precio. Si quiero traducir mi libro, no dependo del permiso de alguien que, pese a haberme obligado a otorgarle derechos sobre las ventas en otros países (y hasta sobre las posibles películas que lleguen a filmarse), jamás llegará a traducirlo, o a venderlo en otros países, ni siquiera en su lengua original.
Para mí, la mayoría de editoriales (obviamente, siempre ha habido y hay excepciones) son garrapatas que han maltratado e incluso negado la publicación a escritores que hoy consideramos clásicos, y que nos han exprimido a los lectores a sus anchas porque no disponíamos de ninguna otra opción.

¿Se ha puesto en contacto contigo alguna editorial tradicional raíz de haber publicado tus libros online?
Sí.
Vemos que también utilizas CreateSpace, la plataforma de impresión bajo demanda de Amazon, ¿qué nos puedes contar de tu experiencia con este servicio?
Todo lo dicho vale para ellos. La impresión es de excelente calidad, el trámite muy sencillo y la distribución rápida y fabulosa. He hablado antes de lo que se siente al ver tu libro en las librerías de tu niñez, pero ir, por ejemplo, a San Francisco, entrar a Barnes and Noble y ver allí tu libro… Figuraos.
En el momento en que su red de distribución se extienda al resto de países los autores lo tendremos todo.

También has traducido parte de tu obra al inglés, ¿cómo están funcionando tus novelas fuera de España? ¿Es algo que merece la pena? ¿Cómo ha sido este proceso?
No me había planteado hacerlo pero inesperadamente me escribió una lectora estadounidense contándome que estaba terminando un máster de traducción literaria, y quería permiso para traducir algunos capítulos de La concubina del diablo para presentarlos como proyecto de fin de curso, ya que era su libro favorito. Así nos hicimos amigas y un tiempo después le pedí que lo tradujera completo, puesto que me di cuenta de que estaba siendo comprado por muchos angloparlantes, aun siendo en español. Después decidí traducir también Herencia maldita, que en aquel momento era mi segundo libro más vendido.
Pese a que yo estoy encantada y planteándome la traducción a otros idiomas, no es algo que me atreva a aconsejar a nadie, debido a la dificultad de conseguir un retorno de la inversión. Como todos sabemos en Amazon.com hay miles de libros gratis o a precios ridículos, bien escritos por autores angloparlantes (adquirir una traducción es visto como un riesgo), y competir con eso es muy difícil.

El libro de magia… a pesar de ser una novela juvenil, el público adulto puede disfrutarla perfectamente. ¿Crees que la etiqueta de “libro juvenil” va a desaparecer?
Bueno, hay personas como yo a quienes lo mismo se nos puede pillar viendo un documental de astrofísica que el canal Disney. Para nosotros las fronteras son difusas, pero también hay gente muy adulta y muy sesuda que necesita tenerlas bien claras. Los libros juveniles actuales no tienen nada que ver con (los poquísimos) que había “en mis tiempos”, que eran bastante más infantiles y moralistas. Últimamente ha habido una eclosión de libros bien escritos que cualquiera puede disfrutar, y me hace sentir maravillosamente comprobar que los jóvenes leen hoy más que nunca (porque se les ofrece variedad como nunca) y que Internet no solo no es un enemigo de la lectura, sino, muy al contrario, un aliado que les motiva mucho más a ello gracias a blogs como el vuestro, foros y demás lugares de encuentro.

En el pasado, publicamos una reseña sobre Inocencia, una colección de relatos de terror que también nos gustó mucho, ¿tendremos otra recopilación de relatos en el futuro?
Sí, eso espero. Me encanta escribir relatos y los lectores los acogen muy bien. Inocencia lleva mucho tiempo siendo el libro en español más descargado en Barnes and Noble, y eso me agrada mucho y habla a favor del relato corto.
Hace apenas unos días terminé un relato que está en proceso de traducción y que he escrito expresamente para dedicárselo a la maravillosa y superpoblaba de fantasmas ciudad de San Agustín, Florida, en agradecimiento a la calurosa acogida que me dispensaron, permitiéndome formar parte de las celebraciones del V centenario del descubrimiento de Florida. Además acabo de publicar un pequeño relato en la revista Baquiana de Miami (baquiana.com). Así que, no; no voy a dejar de lado los relatos.
 
Has publicado novela histórica, juvenil, misterio, terror… Pero ¿hay algún género con el que te identifiques especialmente?
Me gusta mezclar los géneros; o, mejor dicho, me sale así. Mis dos novelas de terror o fantasía están llenas de elementos históricos. La concubina del diablo hace un recorrido de cientos de años por Europa y Los hijos del ángel se basa en la loca exploración de lo paranormal de Hitler y compañía. Así mismo, en El maestro envenenador, novela histórica, hay elementos de terror.

¿Estás trabajando en alguna obra nueva? De ser así, ¿podrías adelantarnos algo?
Estoy escribiendo una novela de ciencia ficción que plantea un mundo presente en el que Neandertales y Sapiens convivimos. La causa de la extinción de los Neandertales no está clara, o, al menos, las que se dan a mí no me satisfacen: eran más robustos que nosotros y tenían cerebros incluso mayores. Convivimos durante muchos años en las mismas zonas geográficas. ¿Por qué ellos se extinguieron y nosotros no? Voy a dar mi propia explicación a eso.

Por último, ¿qué consejo les darías a los escritores noveles que están pensando en autopublicar online?
En primer lugar, que se aseguren de que su libro merece ser publicado. El hecho de que sea sencillo publicar no implica que sea sencillo vender, y obtener malas críticas, además de un berrinche para el novato, implica, forjarse un mal nombre para el futuro.
En segundo lugar, si tienen dudas porque necesitan el refrendo de una editorial que les diga lo buenos que son para quedarse tranquilos y que todo el mundo a su alrededor se lo crea (que eso de autopublicar les parece de perdedores, vamos), les garantizo que no será en eso en lo que piensen cuando vayan de camino al banco con su cheque mensual, cuando miren las estadísticas de sus ventas (varias veces al día, al principio), ni cuando contesten los emails de sus fans.

Podéis conocer más sobre Ángeles Goyanes y su obra en su página web.

9 comentarios:

  1. ¡Excelente entrevista! Sus libros tienen muy buena pinta, los apunto en mi Wishlist. :)
    Besos, Cassia.

    ResponderEliminar
  2. A mi me llamo la atención el del circo, pero en la biblioteca no tienen nada de ella, una pena.

    ResponderEliminar
  3. Una entrevista interesante. Gracias por darnos a conocer a la autora.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. No conocía a la autora, creo que voy a intentar buscar sus libros.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Una entrevista genial, gracias por darnos a conocer un poco más de la autora ;)

    ResponderEliminar
  6. Jo gracias por la entrevista, no he leído nada de ella pero su opinión me ha interesado un montón, desde la publicación en papel con amazon, desde las ganancias, ect...
    Muy buena entrevista.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. De las mejores entrevistas que he leído últimamente. Buena comparación entre el mundo editorial tradicional y las nuevas plataformas online. No he leído algo tan bueno, detallado y de primera mano, desde hace tiempo.

    Mil Gracias! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti y a todos por pasaros. Y a Ángeles Goyanes por compartir su experiencia con todos nosotros.

      Eliminar