Opiniones y reseñas literarias, musicales y más

lunes, 1 de julio de 2013

Iced Earth: Dracula

La canción de la que hablamos hoy, “Dracula” de Iced Earth, en realidad no parece basada en la famosísima novela de Bram Stoker, sino en la película de Coppola de 1992. Y aunque la cinta se titulase Bram Stoker’s Dracula, a decir verdad una parte muy importante del argumento es totalmente inventado y no tiene nada que ver con el libro.

Iced Earth es una banda de heavy metal fundada en 1985 por el guitarrista Jon Schaffer y el batería Greg Seymour. La canción de la que os vamos a hablar, “Dracula,” pertenece al álbum temático de 2001 Horror Show, dedicado a grandes mitos del terror como Frankenstein, la momia, el hombre lobo o el propio Drácula, entre otros. Horror Show sería, además, el último álbum en el que participaría el vocalista Matt Barlow, que abandonaría la banda tras el ataque del 11S para unirse al cuerpo de policía, siendo reemplazado por Tim “Ripper” Owens, después de que la temporada de este como cantante de Judas Priest hubiera terminado al regresar Rob Halford al mítico grupo británico.

“Dracula” es una canción que nos parece genial, comenzando como una preciosa balada y con un cambio de tempo drástico y brutal a mitad de la canción. Pero, como hemos dicho, está más basado en la película de Coppola que en el libro . Porque la canción “Dracula” se centra en el sufrimiento que sufre Drácula cuando se entera de que su esposa se ha muerto y, como la iglesia le niega el descanso y el perdón por haberse suicidado, renuncia a Dios, los maldice a todos, se convierte en vampiro y jura venganza. Esta historia de amor, que en la película de Coppola es lo que lleva a Drácula a acabar convertido en un vampiro, no tiene lugar en la novela. Bram Stoker no hace ninguna mención a la esposa de Drácula, mucho menos a su muerte, y en el libro ni siquiera hay historia de amor (salvo la de Mina y Jonathan, pero que tampoco es el colmo del romanticismo, vamos). Sí que es verdad (o, al menos, eso se cuenta) que la primera esposa de Vlad Tepes (en quien se basó Bram Stoker para el personaje de Drácula) se tiró de la torre del castillo al ver aproximarse las tropas enemigas, pero hasta ahí. De hecho, ni siquiera ha quedado constancia del nombre de la damisela, aunque en las películas se empeñen en llamarla Elisabetta (seguramente como referencia a Erzsébet Báthory, conocida como “la condesa sangrienta.” Otra famosa “vampira” que, cosas del destino, estaba relacionada con la familia materna de Ilona, la segunda esposa de Vlad Tepes).

Los primeros versos de la canción de Iced Earth ya nos indican que lo que nos vamos a encontrar no va a tener nada que ver con el libro: “Do you believe in love? / Do you believe in destiny?” (¿Crees en el amor? / ¿Crees en el destino?). Vamos, que estamos ante una canción de amor, mientras que en el libro ese amor brilla por su ausencia. Estas frases sí tienen mucha relación con la película de Coppola, cuando Drácula se encuentra con Mina y descubre en ella a la reencarnación de su primera esposa. Pero en el libro no hay llantos por un amor perdido como:

I too have loved...they took her from me,
I prayed for her soul....I prayed for her peace
(Yo también he amado… La apartaron de mí,
Recé por su alma…  Recé por su paz)

Es más, en el libro ni siquiera es Drácula quien pronuncia la bíblica frase “The blood is the life” (La sangre es la vida), sino Renfield, el abogado que había ido a tratar con Drácula antes de Jonathan Harker y que regresó a Inglaterra enloquecido y convertido en el acólito del vampiro. Con este verso, por cierto, comienza el brutal cambio de tempo de la canción que os mencionábamos antes, pasando de ser una balada a un tema de lo más cañero. Y es en esta segunda parte cuando sí encontramos cosas que tienen más que ver con la novela, haciendo referencia al plan de Drácula de ir por ahí esparciendo el vampirismo: “I'm spreading my disease “ (Estoy esparciendo mi enfermedad) y a sus aviesas intenciones: “The human race will bleed, they will serve my need” (La raza humana sangrará, servirán a mis necesidades), aunque sin olvidar el tema de la venganza que tanta importancia tiene en la película: “I avenge with darkness, for blood is the life” (Me vengo con oscuridad, pues la sangre es la vida) o “For true love I shall avenge, / I defy the creed that damned her.” (Por el verdadero amor me vengaré / Desafío a la fe que la maldijo).




Podéis comprar la canción “Dracula” a 0,99 euros en Amazon aquí y en iTunes aquí. También podéis comprar el álbum Horror Show completo en Amazon en mp3 aquí y en iTunes aquí por 9,99 euros. Si queréis el CD, lo podéis conseguir en Amazon por 15,64 euros.


4 comentarios:

  1. Ésta no la conocía, gracias!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Ohh uno de mis grupos favoritas <3
    Aunque sin Matt Barlow pierden mucho.
    Gracias por compartirla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Además, la frase "There are far worse things awaiting man than death" (que suena hermosa y potente en la voz de Barlow) es originalmente de la película de 1931, la protagonizada por Bela Lugosi. Pero de todos modos, es una gran canción. Saludos!

    ResponderEliminar