Opiniones y reseñas literarias, musicales y más

lunes, 19 de agosto de 2013

Blind Guardian: Guardian of the Blind


Seguro que la mayoría de vosotros conocéis la novela It  de Stephen King. Si no la habéis leído, habréis visto la miniserie o, al menos, os sonará su villano, el famoso Pennywise, un payaso a lo Ronald McDonald pero más aterrador todavía y bastante aficionado a aparecerse en las alcantarillas para dar sustos a los chavales que pasen por delante. It  es una de las obras cumbres de Stephen King, a pesar de tener uno de los peores finales de la historia de la literatura (no vamos a hacer spoilers, pero sí os diremos que parece que el tío se cansó de escribir de repente), solo comparable a otras obras suyas (con tantas novelas que escribe, no pretenderéis encima que sean perfectas. Exigentes, que sois unos exigentes).

Portada de Battalions of Fear
It tuvo un éxito abrumador y entre sus numerosos fans se encontraban unos jovenzuelos que pronto grabarían su primer disco y que aún estaban lejos de imaginar que en España sus camisetas se venderían como rosquillas. Esos jóvenes no eran otros que los alemanes Blind Guardian (efecto sorpresa estropeado por el título del post), que en 1988 publicaban su primer disco, Battalions of Fear, un álbum de power metal con mucho speed y mucha influencia tanto literaria (desde la Biblia a Stephen King, pasando por El señor de los anillos) como cinematográfica (La vida de Brian), además de homenajear a la música clásica con El Danubio azul de Strauss y la Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvorak. Muchas cosas, sí, pero este post va sobre “Guardian of the Blind,” la canción inspirada en It, así que el resto lo pasaremos por alto.
Pero antes de empezar a hablar del tema “Guardian of the Blind,” conviene que os contemos un poco de que va It, aunque sea un poco por encima que tampoco queremos hacer spoilers: a finales de los años 50, varios niños de la pequeña ciudad de Derry, en Maine, son asediados por terroríficos fenómenos. Años después, un grupo de esos niños, ahora adultos, se reúnen de nuevo en Derry cuando los extraños sucesos vuelven a ocurrir.

Las referencias que la canción hace a la novela son muy literales, así que no la analizaremos con tanto detalle como solemos hacer en esta sección, porque no queremos hacer spoilers, que sabemos la poca gracia que hacen.

“Guardian of the Blind” empieza con una batería contundente a la que se unen enseguida unas guitarras rapidísimas, creando un tema totalmente speed metal. En la letra se mezcla el punto de vista de los niños (más tarde adultos) protagonistas con el de la propia criatura (el maligno Pennywise). Al principio de la canción, se hace referencia al regreso del malvado ser: “the strange one is / Back again” (el extraño ha regresado de nuevo) y cómo los protagonistas recuerdan lo sucedido durante su infancia: “We’re watching our own agony many years ago / Seven little children stand against the ghost” (Estamos contemplando nuestra propia agonía muchos años atrás / Siete niños pequeños enfrentándose al fantasma).
Pero también conocemos las motivaciones y las aviesas intenciones del temible Pennywise:

… killing for the thirst for small children sweat
I give them illusions to raise their fear
Hear the crying dying child it's music to my ears
(... matar por la sed por el sudor de niños pequeños
Creo alucinaciones para aumentar su miedo
Oír el llanto del niño moribundo es música para mis oídos)

Y como hemos prometido no hacer spoilers, no podemos contar más de la letra de la canción porque no queremos estropearos el libro si no lo habéis leído.


 Podéis comprar la canción "Guardian of the Blind" en mp3 en Amazon aquí por 0,99€ y en iTunes aquí por 1,29€. También podéis comprar el álbum Battalions of Fear en mp3 en Amazon (aquí) por 8,91€ y en iTunes aquí la edición original por 11,6€1 o la edición remasterizada aquí por 12,99€.  Si preferís el cd lo podéis comprar en Amazon por 8,30€.



 

7 comentarios:

  1. Me encanta Blind Guardian, uno de mis grupos favoritos, como bien decís tiene un montón de canciones inspiradas en otros libros o música. Le tengo mucho cariño a la versión de Mr. Sandman de ellos jeje.

    ResponderEliminar
  2. yo tengo la remasterizada :-)
    Imperdibles
    Besos

    ResponderEliminar
  3. En realidad la historia de IT es más complicada. Stephen King la ha confesado, y creo que le convierte en un grande entre los grandes:

    La razón por la que escribía tantas novelas es que tenía negros. Además, le pasaba como al entrañable Ibáñez, de Mortadelo y Filemón, que tenía que aceptarlos por contrato y no les podía ni ver. El final es así porque estaba ya harto. El caso es que Stephen tuvo un accidente de coche grave y se puso a reflexionar. Pensó mandarlo todo al cuerno y dejar la literatura (se dedicó unos meses a dirigir una emisora de radio musical que había comprado en Maine, y que como daba música de años 50-60 en exclusiva no funcionaba muy bien (la gente prefería chunda-chunda). Finalmente, acabó con deudas hasta las cejas y decidió volver a la literatura, pero esta vez mandó a la editorial al carajo y se buscó otra donde pudo negociar el contrato.

    Y por eso ahora ha vuelto a ser el genial escritor al que todos admiramos, sus novelas son un poco más cortas, y escribe menos libros al año, jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que ha bajado el tamaño de los libros. Nosotras tenemos pendiente Joyland (la edición en inglés, con esa portada tan retro y pulp) y nos ha sorprendido lo pequeña que es en comparación a otras novelas. ¡Es como un tercio de It!

      Eliminar
  4. Desconocíamos estas cosas sobre It y Blind Guardian.
    ¡Nunca te acostarás sin haber aprendido algo nuevo! jeje

    Un besazo!! ^^

    ResponderEliminar
  5. Me gusta esta sección!! No, no he leído It porque varias personas ya me habían comentado lo del final así que no sé si lo haré, la verdad. Voy a escuchar la canción a ver qué tal.

    ResponderEliminar
  6. No he leído ni he visto It, pero si que me suena su payaso. Y Blind Guardian me emocionan de una manera bestial. Tengo que este disco original en casa y muchos otros que vinieron después. Increíbles.

    ResponderEliminar