Opiniones y reseñas literarias, musicales y más

lunes, 12 de agosto de 2013

Timo Tolkki's Avalon: The Land of New Hope

Hoy os traemos una de nuestras últimas adquisiciones: The Land of New Hope, primer álbum de Avalon, la metal opera del finlandés Timo Tolkki después de Revolution Renaissance y Symfonia, las bandas que formó tras dejar Stratovarius.

Para Avalon, Timo Tolkki no se ha andado con tonterías y se ha rodeado de grandes voces, con colaboraciones de Elize Ryd (Amaranthe, Kamelot), Rob Rock (Impellitteri) Sharon den Adel (Within Temptation), Russell Allen (Symphony X) y el inigualable Michael Kiske, todos ellos de un altísimo nivel técnico. También ha contado con la participación de Jens Johansson (un viejo conocido de Tolkki, pues coincidieron durante varios años en Stratovarius) o Mikko Härkin (que también colaboró en Symfonia) en los teclados, o Alex Holzwarth (de Rhapsody of Fire) en la batería.

Portada de The Land of New Hope
Escrito y producido por el propio Tolkki, y publicado por la italiana Frontiers Records, The Land of New Hope es una distopía con tintes de fantasía épica y cuento de hadas (no hay más que ver su preciosa portada, que recuerda a un Señor de los Anillos con toques futurísticos). La historia tiene lugar en el año 2055, cuando el mundo ha sido devastado por desastres naturales, como tsunamis y terremotos, y la tecnología y los sistemas de comunicación han quedado destruidos. En este futuro apocalíptico, un grupo de supervivientes decide partir en busca de “la Tierra de Nueva Esperanza” (The Land of New Hope que da título al álbum), un lugar que aparece en cuentos de hadas, pero que no pasa de ser una leyenda.

Musicalmente, The Land of New Hope destaca por una producción cuidada que mezcla guitarras rápidas y  potentes con momentos de orquestación, complementados por unas voces excelentes. Nos encontraremos, además, con melodías “pegadizas” (dentro de lo pegadiza que puede ser una melodía en el heavy metal), y un estilo que se mueve a la perfección entre el  power y el metal sinfónico.

El primer tema del disco, “Avalanche Anthem,” una canción con un principio y unos coros muy orquestales, nos describe el estado de caos y destrucción en el que se halla sumido el mundo:

Chaos and destruccion, blackouts
The Elements are raging, there is
Nothing left from world we used to know
(Caos y destrucción, apagones
Los elementos están furiosos, no queda
Nada del mundo que conocíamos)

Y de esta situación tiene mucha culpa el ser humano, que no hizo nada para impedir la destrucción: “The signs were there, we didn't care” (Las señales estaban ahí, no nos importó).  Pero los pocos supervivientes que quedan aún mantienen un atisbo de esperanza y son además conscientes de que lo único que les queda es buscar un nuevo lugar donde empezar de nuevo, como bien describen en la rockera “A World Without Us:”

To the new horizons we will roam
We will find at any cost
The beauty that was lost
(Hacia nuevos horizontes nos dirigiremos
Encontraremos a cualquier precio
La belleza que se perdió)

En la genial “Enshrined in Memory” (una de esas canciones que no puedes dejar de escuchar y que es una de nuestras favoritas del disco), cantada por Elize Ryd, se nos narra cómo parten con la intención de encontrar esa tierra de esperanza:

Everything that we used to have is enshrined in my memory
I won't give in, won't give up the fight
I sail way from the darkest night
Into the future with what we had enshrined in my memory
(Todo lo que teníamos está grabado en mi memoria
No me rendiré, no cejaré en la lucha
Parto de la noche más oscura
Al futuro con lo que hemos grabado en mi memoria)

En el inicio de “In the Name of the Rose,” la preciosa voz de soprano de Elize Ryd nos describe cómo la desesperanza empieza a hacer mella en parte del grupo. Se trata de un comienzo en el que la magnífica cantante sueca logra un ambiente muy intimista, acompañada por piano y flauta, dotando a sus palabras de la fragilidad que necesitan:

And all that we fought for
Just embers that are glowing in the dark
When the day is done
Still innocence just has to die
Pure and simple, beautiful
And sorrow still fills my broken heart
(Y todo por lo que luchamos
Son meras brasas que brillan en la oscuridad
Cuando el día acaba
Aun así la inocencia tiene que morir
Pura y sencilla, hermosa
Y la pena llena mi corazón roto)



Un pesimismo que se rompe por un cambio de tempo en el que la voz de Russell Allen (y luego la de Rob Rock, que es quien realmente destaca en la canción) irrumpe con el resto de la banda para más tarde incluir una maravillosa orquestación que se funde perfectamente en uno de los momentos álgidos del disco, y que trata de hacer recuperar la esperanza en su misión:

We got to move on
Fighting, we got to keep on fighting 'til the end
We got to journey on
Towards the avalon we go
The best is yet to come so follow me and others to
The promised land
(Tenemos que continuar
Luchando, tenemos que seguir luchando hasta el final
Tenemos que continuar nuestro viaje
Hacia Avalon nos dirigimos
Lo mejor está aún por llegar, así que seguidme a mí y a los otros hasta
La tierra prometida)

El viaje continúa, ya con más optimismo y con la convicción de que pronto alcanzarán su meta: “We’re coming home / The land of the hope is near” (Estamos llegando a casa / La tierra de la esperanza está cerca) (“We Will Find a Way,” canción muy power metal en la que también participa Tony Kakko, vocalista de Sonata Arctica y cuya melodía, tempo e instrumentación nos han recordado a Avantasia, el genial proyecto de Tobias Sammet). En “Shine”, otro de los temas más pegadizos del disco, las fantásticas voces de Elize Ryd y Sharon den Adel se unen en otra canción cargada de esperanza y optimismo:

Shine, just see how we are shining
The everlasting light
Will guide us through a brand new day
(Brilla, mira cómo brillamos
La luz eterna
Nos guiará hacia un nuevo día)

En “The Magic of the Night,” otra canción muy power metal cantada por Rob Rock, se nos narra cómo han sufrido el caos y la destrucción:

We went astray
Future unclear
Nothing left to do
Started a fight
It was in vain
Marching along
With armies of fools
Lambs to the slaughter
Chaos unseen
Destruction everywhere
(Nos perdimos
Futuro incierto
No nos quedaba nada por hacer
Comenzamos una lucha
Fue en vano
Avanzamos
Con ejércitos de locos
Corderos al sacrificio
Caos que no se veía
Destrucción por todas partes)

Para continuar ahora su búsqueda de Avalon, cada vez con más esperanza de hallarlo:

Onwards we go
To the unknown
Still searching for the avalon
Mist on the air
Heavens is near
The ancient tale is true
(Vamos hacia adelante
Hacia lo desconocido
Todavía buscando Avalon
La bruma en el aire
El Cielo está cerca
El antiguo cuento es verdad)

Ese “ancient tale” al que se refieren es la leyenda de la tierra que están buscando, un lugar que aparecía en leyendas y que cada vez está más cerca de ser una realidad. Y es que “the magic in the air” (la magia en el aire) se siente cada vez con más fuerza. Justo a esta canción le sigue “To the Edge of the World,” de nuevo cantada por Rob Rock, que continúa la historia de “The Magic of the Night.” Ahora nuestros protagonistas son conscientes de que su viaje está próximo a finalizar y que ese lugar de esperanza que buscan está ya al alcance de su mano: “Avalon, I know we are so near /I hear its call” (Avalon, sé que estamos tan cerca / Que oigo su llamada), al mismo tiempo que recuerdan que:

Long time ago
We left all behind to seek this place
We only heard of in fairytales
But now it's reality
Our journey's nearning the end
(Hace mucho tiempo
Lo dejamos todo atrás para buscar este lugar
Del que solo habíamos oído hablar en cuentos de hadas
Pero ahora es una realidad
Nuestro viaje está llegando a su fin)

En la preciosa “I’ll sing you Home,” una balada cuyo comienzo nos recuerda un poco al clásico “Can’t Help Falling in Love” de Elvis, Elize Ryd guía con su voz al grupo: “I’ll sing you home / I’ll show you the way” (Yo os guiaré con mi canto / Os mostraré el camino).

El disco culmina con la canción que le da título, “The Land of New Hope,” y en la que el grupo llega por fin a esta “Tierra de Nueva Esperanza,” donde un inconmensurable Michael Kiske hace las veces de guardián de este lugar donde “Pure of heart are the ones that can pass through my gate” (Los puros de corazón son los únicos que pueden traspasar mi puerta), un lugar donde finalmente podrán crear un nuevo hogar:

This is the land of new hope
Where pure of heart can make their home
It's hidden in your heart, where no one's searching for
There's so much to learn
Just make the turn
I'll show you the way to a new day
(Esta es la tierra de nueva Esperanza
Donde los puros de corazón podrán construir su hogar
Está escondido en vuestros corazones, donde nadie lo busca
Hay mucho que aprender
Tan solo giraos
Os mostraré el camino a un nuevo día)

Sin ninguna duda, “The Land of New Hope” es nuestro tema favorito del álbum. Una canción épica, en la que una elaborada orquestación acompaña a la cuidadísima y maravillosa voz de Michael Kikse (en serio, es increíble escuchar cómo este hombre mantiene esas notas tan altas durante toda la canción,), que no ha perdido un ápice de dominio vocal a pesar de los años y que, a día de hoy, él es sin duda la mejor voz del heavy metal (quizás en el pasado había voces legendarias que podían estar a un nivel superior, pero actualmente no creamos que exista nadie con este nivel) y que resulta un auténtico ejercicio técnico que nos recuerda al mítico Keeper of the Seven Keys I de Helloween. La guinda del pastel para un disco redondo.

Según una entrevista a Timo Tolkki publicada en la web Metal Underground (aquí), Avalon será una trilogía de la que The Land of New Hope es la última parte, así que esperamos con ganas los otros dos discos.

Podéis comprar el CD de The Land of New Hope aquí a 14,25 euros. El mp3 lo podéis adquirir en Amazon aquí por 9,90 euros. Y también lo podéis comprar en iTunes aquí, por el mismo precio.



4 comentarios:

  1. ¡Menudo disco bueno!

    ResponderEliminar
  2. De lo mejor que ha salido este año. Un discazo de lujo, muy recomendable.

    ResponderEliminar
  3. Un disco fantástico. Totalmente de acuerdo en que Michael Kiske está inconmensurable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, Kiske tiene una de las mejores voces del género.

      Eliminar