Opiniones y reseñas literarias, musicales y más

viernes, 13 de diciembre de 2013

High Heels in New York

TÍTULO: High Heels in New York

AUTOR: A. V. Scott

PRECIO: Gratuito

PLATAFORMA: Smashwords

PINCHA AQUÍ PARA DESCARGAR



ARGUMENTO:
Mientras se prepara para presentar primera colección de zapatos en la NY Fashion Week, Melissa descubre que está embarazada. Pero antes incluso de que pueda contárselo a su novio, este la deja por una modelo. Y, por si esto no fuera poco, un coche la atropella y se da a la fuga.
Mientras tanto, su amiga Angie trata de recomponer su carrera de actriz y recuperar la gloria que tuvo tiempo atrás.

OPINIÓN:
Cuando leemos una novela chick–lit (subgénero al que, como habréis imaginado, pertenece High Heels in New York), sabemos que vamos a encontrarnos con una lectura superficial y, en muchos casos, frívola. No es nada malo: son novelas que no engañan a nadie y sus lectores ya saben (sabemos) de qué va la tostada y, desde luego, nadie espera encontrarse Crimen y castigo leyendo una novela de este tipo.
Dicho lo cual, no vamos a criticar High Heels in New York por ser frívola y superficial (que lo es, y mucho), sino por ser un completo despropósito. La novela comienza presentándonos a su protagonista, Mel, una veinteañera pija, moñas y obsesionada con casarse (nota: ya cansa tanta novela en la que se dé a entender que el fin último de las mujeres es encontrar novio y casarse, que ya estamos en el siglo XXI, coño) que nos ha caído francamente mal. Es un inicio por el que podemos imaginarnos por dónde van los tiros, pero lo aceptamos porque ya sabíamos qué tipo de libro es. Sin embargo, la historia pronto empieza a añadir giros y elementos absurdos e inverosímiles a los que resulta imposible encontrar sentido y que convierten la novela en un sindiós. Nos ha dado la impresión de que la autora no tenía la novela planificada en absoluto e iba escribiéndola según soplaba el viento, porque es la única explicación que hayamos al súmmum de disparates que acumula High Heels in New York.
Por otro lado, en la novela se cruzan dos historias distintas: la de Melissa, por una parte, y la de su amiga Angie por la otra. Por algún motivo que no alcanzamos a comprender, la historia de Melissa está narrada en primera persona, mientras que la de Angie se narra en tercera persona. Este es un recurso que se utiliza de forma más o menos habitual, pero no en este tipo de narración. Aquí no pinta nada, no encaja. Y, desde luego, no aporta nada desde el punto de vista técnico o narrativo.
A todo esto, cuando creíamos que el nivel de absurdez e inverosimilitud no podía ser mayor, llega la parte final con sus acontecimientos precipitados que no hay por dónde coger y descubrimos que sí, que siempre se pueden empeorar las cosas. Y para más inri, a pesar de todo el acelerón (sin sentido) de la última parte, llegamos al final y, ¡sorpresa! ¡Que la historia no ha terminado! ¡Que la novela acaba en “Continuará”! No hace falta decir que no vamos a leer la segunda parte (que, por cierto, aún no está publicada).

No vamos a deciros que no leáis High Heels in New York, pero como veréis, no nos ha causado muy buena impresión que digamos. Y si al final decidís leerlo, nos encantaría que compartierais vuestra opinión. Eso sí, tened en cuenta que se necesita un nivel de inglés medio – alto.

7 comentarios:

  1. Esta no me la apunto!!Me fío de vuestro criterio, besotes y buen finde

    ResponderEliminar
  2. Um! no he leído nada en inglés y por el momento no me atrevo así que lo dejo pasar ya que por lo que decis no es para tanto, me gusta su portada!

    Besos =)

    ResponderEliminar
  3. Oído cocina. Creo que hay más novelas Chik-lit. La dejo pasar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. No me llama el chik-lit, pero si encima la ponéis tan mal, como que paso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Creo que lo dejaremos pasar. Gracias por la reseña, no lo conocíamos.

    Un besazo!! ^^

    ResponderEliminar
  6. No soy lectora de este género. Esa frivolidad propia de estas novelas a mí, lejos de relajarme, me pone de muy mal humor, me desespera...
    Un saludo,

    ResponderEliminar