Opiniones y reseñas literarias, musicales y más

viernes, 25 de abril de 2014

Literatura de hipermercado

Colaboradora, copresentadora y eeeh.... Escritora
Como sabéis, el miércoles 23 de abril fue San Jorge, patrón de Inglaterra, patria de Steve Harris, Bruce Dickinson y, por lo tanto, de Iron Maiden (sí, ese grupo del que tanto hablamos en Metal Bookshop). También fue el Día de los Comuneros, fiesta de Castilla y León, uno de los pocos lugares que conmemora una derrota (la batalla de Villalar) como fiesta oficial. Además, fue el Día del Libro y se celebró Sant Jordi en Cataluña, donde es tradicional que se regalen rosas y libros. Por este motivo, como todos los años Barcelona fue un punto de encuentro entre lectores y autores que acudieron a esta cita para presentar y promocionar sus obras. Entre los insignes escritores que asistieron este año, se encontraba –cómo no– la sin par Belén Esteban, conocida por sus innumerables obras literarias (léase la ironía), presentando su ópera prima, Ambiciones y reflexiones. Su presencia no estuvo exenta de polémica y más de uno mostró su indignación por este motivo.


Esto nos ha hecho reflexionar sobre la moda de los libros escritos por famosos. Por un lado, nos preguntamos quién está detrás de la autoría de dichos libros, ya que, por ejemplo, el de la Esteban solo lo firma ella, cosa que nos ha resultado cuanto menos sorprendente. Por otro lado, nos llama poderosamente la atención que muchos de estos famosos metidos a escritores provengan de Mediaset y que además hayan publicado sus obras en un corto plazo de tiempo, lo cual nos lleva a preguntarnos cómo surgen realmente estos libros: ¿la idea parte de los famosos, de las editoriales o es simplemente una estrategia de marketing de la cadena?

Si ella puede escribir un libro, tú también
Pero dejemos de lado este asunto y centrémonos en las cuestiones que a nosotras nos dan más que pensar. La primera es por qué las editoriales apuestan por este tipo de producto. La respuesta para nosotras está clara: es sencillamente una fuente segura de ingresos y, no nos engañemos, son empresas con ánimo de lucro y no las hermanitas de la caridad. Por lo tanto, ¿se les puede reprochar que saquen esta clase de libros? Rotundamente no. Independientemente de que tanto los autores como sus obras nos puedan parecer más o menos bazofia, lo que está claro es que si una empresa no obtiene beneficios, en primer lugar no podría subsistir –y esto es lo más importante– y, en segundo lugar, no podría reinvertir en otros autores (consagrados o totalmente desconocidos). Solo hay que fijarse en las giras de estos pseudoescritores, que se recorren toda la geografía española firmando libros por doquier en grandes superficies (no los veremos en la librería del barrio, no), giras solamente comparables a la de despedida de Judas Priest, que para quien no lo sepa duró algo así como dos años y damos de fe de ello porque la vimos dos veces en la misma ciudad en años consecutivos. ¿Para qué se hace esto? Pues para recaudar, para qué si no. ¿Y de quién se recauda? Esto nos lleva al segundo punto: ¿a qué público están dirigidas estas publicaciones?

Un grupo de gente hace cola para que les firme Jorge Javier


Cuando uno de estos famosos va a firmar un libro, las colas llegan hasta casa Cristo lo más cerca. Esto no se ve ni con Arturo Pérez–Reverte, autor consagrado, de calidad y que vende. Obviamente, el perfil del consumidor de los libros escritos por famosos no es el mismo que el que lee a Dostoievski. El que empieza Crimen y castigo lo termina. El que compra La vida iba en serio de Jorge Javier Vázquez, no lo sabemos. No dudamos que habrá un porcentaje –no sabemos cuál– de compradores de estos productos que los lean con interés, pero estamos convencidas de que muchos simplemente los adquieren para conseguir la firma y dejarlo cogiendo polvo en la estantería entre la muñeca flamenca y el plato Recuerdo de Torrevieja. Este tipo de ¿lector? no va a darse cuenta de si está ante una obra maestra de la literatura o ante una mierda pinchada en un palo. Lo cual nos lleva al tercer y último punto de nuestra reflexión: LA CALIDAD. ¿Son realmente estos libros tan “basuriles” como todos pensamos? ¿Hay alguna perla entre la escoria? Quizás estemos dando por hecho que todos ellos son más malos que el sebo debido a la fama de sus autores, y esto no deja de ser injusto: no debemos prejuzgar, que eso es de snobs. Por ello, nos hemos propuesto leer algunas de estas supuestas pifias literarias para sacar nuestras propias conclusiones. Así que entre pronto y tarde veréis libros de estos en el blog. Que Dios nos pille confesadas.




11 comentarios:

  1. Pues yo lo siento, pero es ver algunos autores de ciertos libros y me niego rotundamente a acercarme a ellos a menos de un metro.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Es algo que a pesar de todo nunca entenderé, pero tendrá que ser así, besotes

    ResponderEliminar
  3. Igual que existe la telebasura, existe la literatura basura, creada únicamente para vender, no para que se lea. Dudo mucho que esos "libros" se terminen leyendo al completo por sus consumidores al igual que es obvio que los "autores" no han escrito ni una palabra (dudo que Belén Esteban sepa escribir más de 4 palabras seguidas)

    Así que nada, que las cabezas pensantes de esas aberraciones de la literatura sigan llenando sus arcas, mientras, los auténticos lectores seguiremos consumiendo literatura de calidad que es lo que realmente importa.

    ResponderEliminar
  4. Por el momento (en esta vida nunca se sabe) que no cuenten conmigo para leer ni para regalar ninguno de esos libros.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo ni los miro, ajjajaja, ni me acerco a tocar estos libros ni con un palo. La pena es tanto buen escritor que no tenga ni mesa ni caseta en la que firmar y sí estos personajes. Besos.

    ResponderEliminar
  6. A mi me duele ver este tipo de libros entre los más vendidos... Más que doler, me mosquea, pero toca joderse, esto es España. Este sería un amplio debate, el tema de cómo gestionan las editoriales sus publicaciones, porque, más que mosquearme el hecho de que estos libros vean la luz, lo que más me jode es todo el despliegue de medios que utilizan para hacerles vender, las campañas publicitarias que rodean a este tipo de publicaciones... Hay muchas novelas que se quedan en el olvido siendo realmente buenas solamente porque no han hecho el esfuerzo de darlas a conocer.

    Mucha suerte y paciencia para este gran reto que os ponéis como objetivo
    Jajaja

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Pues creo que hace falta mucho valor para decidirse a engullir algo así. Creo que no todo es justificable por mucha editorial que tengas que sacar a flote, pero... ¡Oye! Cada uno en su casa hace lo que quiere, ¿no? En fin, que una cosa es firmar en el Carrefour y otra en la feria del libro. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Obviamente las editoriales son negocios que tienen que sacar beneficios, hasta ahí estamos todos de acuerdo. Pero creo que hay otras mil formas de obtenerlos. Hay autores consagrados que venden muchísimo, ¿por que no se apuesta más por ellos?
    Para gustos los colores, pero a mí no se me ocurre ni pensar en comprar este tipo de "libros".
    Muy buen debate, un saludo =)

    ResponderEliminar
  9. Quizás me equivoco pero siempre he pensado que son libros para gente que no lee de forma habitual, apostaría a que alguno compra y libro y lo guarda directamente ya que el verdadero "tesoro" es la firma de "la Esteban" o del famosete de turno. Una pena :(

    ResponderEliminar
  10. Yo casi prefiero quedarme con la duda de si hay algo de valor entre tanta basura. Y no olvidemos que muchos de estos libros tienen altas ventas por la publicidad de, así es, los blogs literarios.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  11. Hola Al rico libro me parece una entrada llena de ideas y pensamientos que dan para un buen debate y para mucha reflexión. Estamos en un mundo demasiado mediatizado y donde lo que importa es el dinero así que no nos debe extrañar mucho estas modas. Gracias por la entrada y estaré atenta a vuestras reseñas, tal vez encontréis alguna sorpresa.

    ResponderEliminar