Opiniones y reseñas literarias, musicales y más

lunes, 6 de octubre de 2014

Slayer: Dead skin mask

Aunque habitualmente esta sección está dedicada a canciones basadas en obras literarias, hoy vamos a cambiar de tercio y os traemos un tema basado en una historia real (no es la primera vez que lo hacemos y tampoco será la última). Hoy os hablamos de Slayer, uno de los grupos más agresivos de los grandes del thrash metal tanto en su música como en sus letras.  Para los pocos aficionados al heavy metal ya os advertimos que este no es el mejor grupo para empezar a meterse en el género, no en vano la banda siempre ha estado rodeada de polémica debido a lo extremo de alguna de sus letras.
Slayer está considerado como uno de los cuatro grandes – Big Four – del thrash metal, junto a Metallica, Megadeth y Anthrax, y fue formado en el año 1981 en California por el guitarrista Kerry King y el batería Dave Lombardo, a los que posteriormente se unirían Jeff Hanneman (fallecido en 2013) como guitarrista y Tom Araya como bajista y vocalista. La banda alcanzaría la fama tras la publicación de su disco Reign in blood en el año 1986.

Formación original de Slayer

Dead skin mask, la canción que hoy nos ocupa, está incluida en Seasons in the Abyss, quinto disco de la banda, que vio la luz en 1990 y de cuya producción se encargaría Rick Rubin, con el cual ya habían trabajado en sus dos anteriores álbumes, Reign in blood y South of heaven.

Dead skin mask está basada en la historia de Ed Gein, uno de los asesinos psicópatas más despreciables de la historia moderna de Estados Unidos. Algunos diréis: “¡Oh, qué horror! ¡Qué grupo más horrible, que escribe canciones basadas en hechos tan chungos!”. No tan deprisa, amigos, la película de Alfred Hitchcock, Psicosis, también está basada en esta historia y está considerada una de las mejores películas de terror de todos los tiempos ¿verdad? Y por si eso no fuera poco, El silencio de los corderos y La matanza de Texas también se han inspirado en este tema. En realidad la película de Hitchcock está basada en la novela de Robert Bloch, Psycho, de 1959. Bloch por supuesto se inspiró en Ed Gein para crear al famoso personaje Norman Bates.

Ed Gain creció en un pueblo de Wisconsin bajo la férrea educación de su madre, Augusta. La mujer era una luterana ferviente e hizo todo lo posible por aislar a sus hijos del mundo exterior, metiéndoles la idea en la cabeza de que las mujeres eran todas unas prostitutas, de que el mundo es inmoral y ese tipo de cosas que sólo se le ocurren a la gente a la que le falta un telediario. También acostumbraba a leerles pasajes oscuros de la Biblia todas las tardes. Con esto nos podemos hacer una idea del terrorífico ambiente donde se crió el personaje.

Tras la muerte de su padre, Ed y su hermano Henry tuvieron que dedicarse a realizar distintos trabajos en el pueblo y eran considerados buenas personas en su comunidad. Henry, preocupado por la influencia de su madre en Ed, solía hablarle mal de ella, cosa que Ed se tomaba como una ofensa. Un día en el que los hermanos se encontraban quemando rastrojos se produjo un incendio que se les escapó de las manos. Henry resultó fallecido en el mismo y aunque en el momento la muerte se consideró accidental, posteriormente se pensó que Ed había tenido algo que ver en el suceso.
Tras la muerte de Henry, Augusta, la madre de los chicos, sufrió un infarto que la dejó paralizada y Ed se hizo cargo de ella. La mujer moriría en el año 1945, suceso que dejó a Ed Gein solo en el mundo y sin la única compañía que había conocido hasta el momento.

Tras la desaparición de una mujer de la zona, la Policía comenzó a sospechar de Gein y al registrar su casa encontraron una enorme cantidad de restos humanos, muchos de ellos habían sido utilizados para realizar objetos como máscaras o incluso la pantalla de una lámpara (había cosas aún peores, pero no queremos entrar en más detalles porque el tema da demasiado mal rollo). Gein admitió ante la Policía que durante algunos años se había dedicado a exhumar cadáveres del cementerio. Al parecer Ed Gein pretendía hacerse un “traje” con restos de cadáveres de mujeres para parecerse a su madre – algo parecido a lo que se describe en El silencio de los corderos –. Ed Gein sería juzgado y condenado por el asesinato de una mujer y cumpliría su condena en un hospital para enfermos mentales, donde falleció en 1984.

La canción de Slayer está narrada en primera persona desde la perspectiva de Ed Gein. Sólo traduciremos el estribillo para no asustar a nadie:

Dance with the dead in my dreams
Listen to their hallowed screams
The dead have taken my soul
Temptation's lost all control


Bailo con la muerte en mis sueños
Escucho sus gritos sagrados
La muerte ha tomado mi alma
La tentación ha perdido todo el control

Este tema empieza con el que para nosotras es uno de los mejores riffs de Slayer y particularmente es una de nuestras favoritas de la banda. 

Podéis descargar el disco en Amazon por 8,99 € o la canción por 1,29 € aquí. O en iTunes por 9,99 € el disco o por 1,29 € la canción aquí




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada